La comida del medio

La comida del medio

TL;DR: Les voy a contar como logré bajar 20 kilos en poco menos de cinco meses, sin una formula mágica, medicamentos, sin apuro, sin una dieta específica o una rutina de ejercicios en particular.

Permítanme pintar un poco el fondo de esta historia.

Cuando cabro, en mis años de estudiante de enseñanza media, mi peso era similar al de un etíope. Quizás no tanto, pero si tenía un estilo muy Jesucristo, bien cool. Flaco. Nunca me preocupé del peso, y comí siempre como puerco. Debí pesar más en torno a los 60 kilos.

(Mido 1.67 metros)

Luego vino mi salto a la adultez. Migré a Santiago, nos juntamos con mi ahora coso hermoso (que aún me acompaña), y… ¡nació guatapic!

En nuestros años de vivir en la capital, era habitual almorzar tres o cuatro días a la semana fuera de la casa, solo comida rápida. E incluso la once era una oda a la chatarra. Siendo sedentario, trabajando sentado todo el día frente al computador, y siendo nuestro hobbie más habitual en Santiago el ir al cine (o dormir), no me tomó muchos meses en convertirme en una rana porcina.

Fast Forward. El año pasado pesaba 95 kilos.

No soy una persona vanidosa. Por lo mismo, estuve en esta situación de sobre peso (obesidad uno) por largos años. Y hubiese continuado, por flojera, por gula, por negación… si no fuese porque mi espalda comenzó a matarme del dolor.

Aunque mi SO me empujó a hacer algo por mi peso mucho antes que yo intentase hacer algo al respecto, e incluso me acompañó por bastante tiempo a ejercitar (usando diferentes rutinas, ejercicios o ideas) sin efectos positivos en mi peso, no fue hasta que decidí aprender a comer lo que me corresponde que pude ver frutos. Frutos muy buenos. Sin azucar.

Con el permiso de mi SO, que sabe mucho respecto a salud, y bajo su cuidado, comencé a contar calorías. ¿Cuál es la idea de contar calorías?.

No soy un experto, pero se que casi todo lo que consumimos tiene cierto tipo de energía (todo es energía la verdad, ¿cierto Albert?). Las calorías son la energía en los alimentos, que en grandes cantidades, nos hacen engordar (si no se gastan luego de ser ingeridas).

Dependiendo de tu actividad diaria, de tu tipo de trabajo, de tu estatura y quizás algún detalle físico o de salud propio de cada uno, no deberías sobre pasar un tope límite de calorías en tu ingesta de alimentos.

No les voy a decir cuánto es; a pesar que pueden buscar herramientas en linea para calcular su consumo diario ideal de calorías, no lo voy a mencionar. ¿Por?. Porque no soy médico, enfermera ni nutricionista. Si quieren saber cuánto comer a diario, deberían ir a ver a un especialista. Podrían matarse si juegan con esto. En serio. ¿Desnutrición o Anorexia, les suenan? Que alguien que sepa les diga responsablemente sus límites.

Personalmente, no debía consumir más de 2 mil a 2 mil cien calorías al día. Estaba consumiendo casi 3 mil calorías diarias.

Así es que puse dedos a la obra.

MyFitnessPal es una aplicación que permite registrar lo que comes durante el día. Funciona desde un smartphone, así como también desde el sitio web de MyFitnessPal.

De este modo logré perder 20 kilos, pasando de 95k a 75k, en poco menos de cinco meses.

mfp_diastotales

Comencé el 23 de octubre del 2014. El 21 de marzo del 2015, había llegado a la cifra simbólica de 20 kilos perdidos.

Solo necesitan fuerza de voluntad, y ser sinceros con ustedes mismos. No vale auto-engañarse.

La aplicación no es mágica. Simplemente les permite registrar (muy fácil) y darse cuenta, mientras lo hacen, de cuántas calorías están lanzando a sus vientres.

Si hubiese ejercitado todos los días empujando aún más, podría haber bajado de peso mucho más rápido. Pero no era mi idea. No era por vanidad que estaba haciendo esto.

Quería volver a sentirme sano, como cuando pendejo; aquel cabro que salía con su hermano desde Hualpencillo a Santa Juana o Coronel/Lota en bicicleta y llegaba como tuna igual a su casa.

Por eso mi baja de peso extendida en el tiempo, paulatina, pero constante.

Y ahí estoy ahora, sin dolor, muy tranquilo y activo ahora. Tuve que comprarme pantalones nuevos hace un par de semanas. Voy cerca de los 73 kilos ya y continúo bajando, sin apuro.

La idea es llegar a los 70 kilos, y detenerme. Mi peso ideal fluctúa alrededor de esa cifra, y no pretendo seguir más allá. Todo extremo es malo. Y ya no me atrae el look Nazareno.

¿Por qué les comparto esto?.

Porque conozco a gente que le puede servir el saber de mi experiencia y lo que se puede lograr solo con constancia y fuerza de voluntad.

No es terrible. No tanto. Las primeras dos semanas pueden ser críticas dependiendo de que tanto estuviesen comiendo antes de comenzar a controlarse. Yo no lo pasé muy bien durante el inicio. La ansiedad te come. Y es solo eso: ansiedad. Deben aprender a conocerse.

En esos momentos de intranquilidad, cuando creen que tienen hambre, tomen agua, bastante agua. Los ayudará. Si son malos para el agua, hagan como los orientales: tomen té, mucho té.

Hablando de té: sin azucar. Dejé el azucar, completamente. Usamos endulzante Cero K de Iansa acá ahora, y muy poco. Incluso puedo tomarme un té sin azucar y no me muero. Háganlo, les hará muy bien, dice la insulina en sus venas.

Las bebidas y jugos tradicionales tienen azúcar igual. Cuidado con ellos.

Dejen la sal. Todo alimento tiene suficiente sodio como para intoxicarse en el día. Si van a usar sal, utilicen biosal. Sala menos, pero es lo suficiente. Sus presiones sanguíneas se los agradecerán.

Extirpen la palabra dieta de sus cabezas. El fin no es seguir una dieta específica, mucho menos mágica. Comerán exactamente el mismo tipo de comida que todos los días, lo mismo que el resto. No tendrán un plato o comida especial. No se perderán asados, cumpleaños ni ninguna congregación social clásica enfocada en la comida. El fin es aprender a comer, y solo lo que necesitan. Comer sin abusos.

El ejercicio, el moverse, no es vital para que puedan bajar de peso, no en contraste con lo que comen y la cantidad. Es vuestro consumo en calorías diario el punto de inflexión.

Todo lo que hago ahora relacionado a actividad física, lo he comenzado a hacer después de bajar de peso y matar ese dolor de espalda que me llevó a este cambio.

Pero si pueden ejercitar (por tiempo), no duden en hacerlo. Aunque sean 20 minutos diarios de lo que sea. No necesitan entrar a un gimnasio para lograrlo.

Yo aprendí desconectarme unos minutos al día (25) viendo alguna serie gringa; aunque no sean unas maravillas (no soy mucho de ver TV), mientras uso una elíptica que por muchos años estuvo acá en casa siendo utilizada solo como colgador de ropa.

Hace poco comenzamos a variar un poco más. Añadimos, como familia, la bicicleta a nuestro set de ejercicios; hasta la más chica aperra con piques largos gracias al TrailGator. Mi familia en general se porta increíble y se los agradezco.

trailgator

No están obligados a convertirse en cabezas de músculo o personas frías y oquedas preocupadas únicamente de su físico, metidas en un gimnasio y adulándose con selfies frente al espejo, si no lo quieren así.

Solo deben aprender a comer, controlando sus cabezas y la ansiedad que ustedes mismos fabrican en ellas.

No dejen que la comida los llene.

Y, por favor, se los digo bien en serio: si están sufriendo por el peso, hagan que su motivación para mejorar y encaminarse sea vuestra tranquilidad y felicidad, no la vanidad. El estar sano, tranquilo, y librarse de un motivo de sufrimiento como lo es el sobrepeso, les dejará el camino un poco más despejado para que puedan encontrar esa paz y equilibrio que mucha falta le hace a tantos hoy.

Por vanidad, el resultado será inútil, y temporal, acabará algún día. Por vuestra felicidad, ningún avance es pasajero.

Equilibrio, esa es la clave. No necesitan ningún exceso, ningún extremo para vivir ecuánimes.
De hecho, volviendo a la comida, cuídense de comer muy poco. Menos de 1200 calorías al día es algo crítico y puede ser grave a futuro. Todo extremo es malo, ¿recuerdan?.

Encuentren el balance. El camino del medio. No solo en la alimentación, si no que en todo lo que se dispongan a hacer. Sus mentes os gratificarán a futuro.

Espero les sirva.

Espero te sirva.

Actualización: 6 de julio del 2015.

Mira que ocurrió 255 días después de este artículo, por acá.

Show Comments Hide Comments